La selección, preparación y conservación de la muestra es un paso muy importante en el análisis de los materiales que ingresan al Laboratorio. Más allá del cuidado que se tenga en el análisis, éste pierde validez si se utiliza una muestra que no es representativa de lo que se quiere determinar, siendo la temperatura y contacto con el aire, variables que influyen sobre las determinaciones a realizar.

 

Para cada momento de determinación (período de maduración), se debe enviar una muestra de 2.54 cm de espesor como mínimo. Las condiciones de temperatura a la cual está sometida la muestra debe ubicarse entre 2 a 4 ºC, impidiendo la interrupción del frío así como la congelación de la muestra.